• .

  • .

  • .

  • .

 

 ¡Es la voluntad de Dios la que garantiza paz y prosperidad! En el reino de Dios no hay cosas como la amargura, el odio, los celos o la envidia. He hablado con un empresario que durante 10 años ha estado operando en su empresa con más de 5 millones de dólares, y hoy está pidiendo dinero prestado para poder tratarse por una enfermedad. Hoy que no tiene nada, perdió todo. Este hombre me dijo: “Yo creía que eras un “chanta”, una mala persona. ¡Y ahora estás orando por mí!” Le pregunté cuáles fueron las causas por las que perdió todo y me contestó: “Yo creo que hay mucha envidia”. Pero en el reino de los cielos no hay envidia. ¡Nadie anda con una cinta colorada para defenderse de la envidia! ¿Por qué en el reino de los cielos no hay amargura, odio, venganza, angustia, pesar o temor? Porque allí existe sólo la voluntad de Dios y donde existe la voluntad de Dios, hay paz, bendición y prosperidad. Cuando Dios no está, la prosperidad es vana, y trae maldición. Este hombre me confesó que le gustaban mucho las mujeres, ¡y hasta se fue a Tailandia a buscar mujeres! Así que perdió a su señora, perdió sus negocios, ¡perdió todo! Él era prospero, pero no sabía que estaba perdiendo todo, hasta la salud.La Biblia dice que la prosperidad de Dios bendice, y no acarrea maldición, no acarrea tristeza consigo. Hay una prosperidad que te mata, pero también hay una prosperidad que te bendice. Tenemos que entender que para que se haga la voluntad de Dios, tiene que haber gente que quiera hacer esa voluntad de Dios, es decir, se necesita gente obediente. 

DIOS TE QUIERE OBEDIENTE

 Hay una gracia, un favor especial sobre la gente obediente. Ojo, hay gente obediente tonta, es decir que obedece, pero obedece cualquier cosa. Ser obediente es una condición necesaria, pero no es suficiente, ya que hay algunos que obedecen a demonios y hay quienes obedecen a gente mala que guía por mal camino a otros. Dios no puede trabajar con una persona desobediente, la persona que quiere acercarse a Dios, debe ser obediente, ¡debe conocer la obediencia!

 

La obediencia viene a través de los tratos con Dios, con la autoridad. Hay gente que le huye a la autoridad; tengo gente que le encanta lo que digo pero no quieren acercarse a mí, prefieren estar lejos, porque tienen miedo que algún día la autoridad les diga: “¡Haz esto!” y ellos no lo sientan o no lo quieran hacer. Hay una enseñanza extraordinaria acerca del tema “autoridad y obediencia”, así como también hay enseñanzas en la Biblia acerca de resistir a la autoridad, la anarquía y la rebelión. Cuando las personas resisten a la autoridad se convierten en personas independientes. Una persona independiente es aquella que decide hacer lo que quiere, o lo que se le da la gana. ¡No quiere ser obediente! Entonces, si todas las personas son así, lo que hay en el mundo es anarquía. La desobediencia va de la mano de la anarquía, de la rebelión, por lo tanto la desobediencia, la rebelión y la anarquía pertenecen al reino de las tinieblas. ¡En el reino de los cielos solo hay gente obediente, porque allí sólo se hace solo la voluntad de Dios!

 

El ministro tiene derecho a

1 Alimentado

2 Sustento para viajar

3 Ingresos suficientes 

4 Los argumentos de apoyo

5 La pregunta fundamental (el trabajo espiritual merece el salario material )

 

f t g